jueves, 14 de octubre de 2021

Cabrera Bello, firme en el Estrella Damm N.A. Andalucía Masters

                                    


Es difícil no recurrir a símiles surferos al hablar de Rafa Cabrera Bello, gran aficionado a este deporte, pero después de su exhibición la semana pasada en el Open de España y de su gran estreno en el Estrella Damm N.A. Andalucía Masters queda claro que el grancanario ha cogido la ola buena y no piensa soltarla. Cabrera Bello terminaba a un golpe del líder, el francés Julien Guerrier, después de firmar 68 golpes en la primera vuelta, un resultado que gana lustre si se tienen en cuenta las complicadas condiciones de juego que se dieron en el Real Club Valderrama.

“Hay que tener mucho respeto al campo, pero vengo lleno de confianza y esas buenas sensaciones que estaba teniendo en el swing y en la bola las estoy consiguiendo plasmar, llevarlas al campo y sacar resultado”, explicaba el mejor español en la tabla clasificatoria. “Si no confío en mí mismo después de una victoria no sé cuándo lo voy a hacer. Hay muchos golpes difíciles, pero tengo el recuerdo muy reciente de que las cosas salen bien, así que voy a por ellos. Doy el golpe que creo que corresponde y van saliendo bien”.

El viento que sopló durante la jornada del jueves realza los méritos del español, plenamente consciente de la dificultad de la jornada.

“La de hoy puede ser una de mis mejores vueltas en Valderrama, ya es difícil hacer bajo par en buenas condiciones, con este viento más todavía. Los greens estaban rápidos, duritos, no te podías despistar. Ha habido buenos golpes que han terminado mal, he sabido aguantar, he aprovechado muy bien las oportunidades que he tenido y el putt me ha ayudado mucho hoy”.

Como contraste en el partido estelar, Jon Rahm tuvo un comienzo complicado y fue acumulando lastre en la primera mitad de la vuelta. Aunque nunca le perdió la cara a la vuelta y su rendimiento mejoró notablemente con el paso de los hoyos, el putt no le acompañó y no logró recuperar terreno. Aun así, la exigencia del Real Club Valderrama deja abierta la puerta al de Barrika pese a su 78 inicial, ya que hasta el momento solo hay diez jugadores bajo par.

“De hoy me quedo con no haber tirado la vuelta, han sido 78, pero mejor eso que 79. Todos los golpes valen porque si sopla el viento mañana el corte va a estar alto”, explicaba un Rahm de actitud irreprochable. “Este es un campo que me gusta, quiero jugar bien y el resultado me sabe mal por mí. No he hecho ningún birdie, no he podido arrancar en ningún momento, cuando he tenido opciones, he pateado bien y no han entrado”.

En cabeza, Julien Guerrier estuvo impecable de tee a green y salpicó su vuelta con algunos aciertos de larga distancia en los firmes greens de Valderrama, un plus siempre bienvenido en el recorrido sanroqueño. El francés, tercero la semana pasada en el Open de España, parece haber cogido la misma ola que Rafa Cabrera Bello y, después de haber salvado la tarjeta, aspira a metas más altas.

“Después de lo de la semana pasada estoy más tranquilo. Ahora juego para hacer una vuelta baja, no para salvar la tarjeta y eso es lo importante”, recapitulaba el golfista galo.

Del resto de los españoles, cabe destacar las peleadas vueltas al par de Alejandro Cañizares y Pablo Larrazábal, siempre combativos y con buenos antecedentes en Valderrama, y el rendimiento de Nacho Elvira y Sebastián García Rodríguez, que finalizaban con +1.

--DENTRO DE LAS CUERDAS

La paciencia, clave en Valderrama
Esa ha sido la palabra más utilizada por los jugadores, especialmente por los que ya han jugado Valderrama en varias ocasiones. Sabedores de las dificultades que presenta habitualmente este campo, la paciencia sigue siendo un aliado fundamental cuando el viento sopla.

Alejandro Cañizares y Sebastián García Rodríguez son dos buenos ejemplos, ya que ambos remataron con tino sus vueltas para acabar al par y +1 respectivamente.
“En este campo una vuelta de +3 no es bonita pero no es rara. Sabes que si no bajas los brazos y sigues concentrado, en cuanto hagas un par de birdies te metes en los puestos de arriba, algo que en cualquier otro torneo del año no pasa”, declaraba Cañizares, que conoce el Real Club Valderrama a la perfección.

Por su parte, el madrileño Sebas García afirmaba que “el juego de hoy hubiera sido para -4 o -5 en otra semana cualquiera, pero aquí es de +1 y para irse muy contento. En estos dos años en el Tour he aprendido a tener paciencia y cabeza, y en días así son absolutamente necesarias”.

Jon Rahm se aferra a lo ocurrido en Chicago
Para encontrar un resultado tan abultado en la carrera del número uno del mundo hay que remontarse mucho tiempo atrás, pero el de Barrika no pierde la esperanza de meterse en la pelea con los 54 hoyos que quedan por delante.

“Si alguien puede, está claro que ese soy yo. Pasó algo similar en Chicago, jugando el BMW Championships en Olympia Fields, cuando tras dos jornadas iba +6 y pude estar peleando el domingo por ganar el torneo. Mañana tocará jugar bajo par y opciones tengo seguro”.

Solo diez jugadores bajo par
La fiereza de las condiciones de la primera jornada del Estrella Damm N.A. Andalucía Masters quedó bien reflejada en la clasificación. Tan solo diez jugadores consiguieron bajar del par del campo.
 
Entre ellos destaca Soren Kjeldsen, a tres golpes del líder con uno bajo par. El danés puede presumir del currículum obtenido en las anteriores ediciones del torneo. Ha jugado seis veces y ha superado el corte en todas las ocasiones. Su mejor resultado fue un segundo puesto en 2010 y siempre ha terminado entre los 50 primeros.
 
Además, Kjeldsen ganó el Volvo Masters en 2008, fue segundo en 2007 y quedó entre los 25 mejores en cinco de las seis ediciones que disputó. En el Open de España de 2016, celebrado en esta misma sede, terminó cuarto. Todo un experto en el exigente recorrido de Valderrama.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Traductor automático

La Solheim Cup 2023, más sostenible gracias a Activacar

                          ...